El poder de las marcas en nuestras vidas | ZITRO
1257
post-template-default,single,single-post,postid-1257,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
El poder de las marcas en nuestras vidas Blog ZITRO Graphic Designer

El poder de las marcas en nuestras vidas

Las grandes marcas escuchan, aprenden y luego toman impulso. -Bernard Kelvin Clive.

¿Te ha pasado que vas a un restaurante y te dicen que hay Coca-Cola, pero tú quieres es Pepsi y prefieres no tomar nada? Ese es el poder de las marcas, y es de lo que hoy quiero hablarles.

Muchas veces como creativos volvemos nuestros procesos muy analógicos, es decir robotizamos el diseño y la creación de una marca y olvidamos que el consumidor final de ese identificador es un ser humano que tiene sentimientos, genera sentido de pertenencia por las cosas que le agradan y en particular tiene el poder de escoger lo que le gusta ante la oferta en el mercado.

Ese consumidor no es alguien desconocido, porque tu como creativo también consumes, y si bien muchas veces diseñamos para marcas o servicios que no pertenecen a nuestro grupo de marcas predilectas, debemos intentar al máximo ponernos en los zapatos del consumidor, porque en el mundo del diseño de comunicaciones visuales actual nada puede ser aleatorio.

Es ese sentido de pertenencia que desarrollamos por los bienes y servicios que consumimos lo que nos genera que cuando muere un artista del nivel de Michael Jackson, algunos lloran. Porque Michael Jackson era una marca, que si bien no era un logotipo vivo, su música, su discurso y sus característicos movimientos de baile eran los valores de marca que promovía y generaba directamente un engagement con el público, a veces hasta inmensurable.

Y es este punto al que quería llegar, si bien en el mundo de las marcas todo es racional y estudiado, muchas veces la respuesta del público no podemos planificarla ni los sucesos que pueden afectarles o, si nuestra marca impactara sobre 1 millón o solo 1 espectador debido a variables inesperadas, lo que si les puedo asegurar es que nuestra responsabilidad con la sociedad es que la calidad gráfica de nuestras creaciones se mantenga sin importar el cliente, ni el público.

El diseño de calidad es aquel que se reproduce y se adapta fácilmente a los medios, aquel que es memorable a través del buen proceso de naming del cual también puedes ser parte y recomendar el uso de palabras que se manejen bajo el mismo código lingüístico de los consumidores. Y, por último, por mencionar brevemente características indispensables, el buen diseño es aquel que directamente representa al bien o servicio, es decir, que a través del mensaje visual concreta los valores y promesas de los entes, que desde el identificador principal (logo) hasta la manera en cómo sus empleados se dirigen al público representa y, comunica.

Sé muy bien, que parámetros que una marca debe cumplir para ser catalogada de alta calidad en el mundo gráfico son muchos, y autores que hablan al respecto muchos más. Pero más que invitarles a leer esos libros, mi intención es recomendarles que al momento de diseñar podemos, como creativos ser partícipes de procesos más complejos que diseñar solo el identificador principal. Tenemos las herramientas y además la experiencia como consumidores para generar marcas potentes y eficientes en un mundo bombardeado día tras día de marcas nuevas, las de siempre y las que se estancaron en el pasado, y hacer la diferencia es nuestra misión.

Estoy seguro, que después de haber leído este post reirás cuando te toque decidir entre Coca Cola y Pepsi, o entre Adidas y Nike (yo soy Team Puma), porque al final te darás cuenta que todo lo que nos rodea, son marcas.