Lo absurdo del color | ZITRO
1276
post-template-default,single,single-post,postid-1276,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
Lo absurdo del color

Lo absurdo del color

¡El color! Qué profundo y misterioso lenguaje, el lenguaje de los sueños. - Paul Gauguin.

El color juega un papel tan importante en cada una de tus creaciones que se llega a tornar hasta absurdo. Y es que cuando hablo de color me refiero a una preocupación con la que a diario nos enfrentamos, creaciones que a una sola tinta no funcionan.

Más allá de modas, y haters gonna hate… pero el flat design más que una tendencia busca y promueve la aplicabilidad del diseño en cualquier formato y ante cualquier medio.

Lo absurdo del color

Si bien es cierto, ante la masificación de los medios y la “digitalización” de casi todas las comunicaciones que efectuamos a diario, nuestras creaciones deben de manera efectiva cumplir un factor de reproducibilidad y aplicabilidad.

Colores hay cualquier cantidad de millones que puedas imaginar y a los cuantos Pantone decida nombrar (como el Marsala, que para mí era color pasta de hígado), pero sin importar el que selecciones para tu creación desde mi punto de vista un esquema cromático debe cumplir 4 aspectos:

  • Que se base en algún aspecto de la psicología del color, es decir que el color que selecciones se adapte a lo que tu proyecto busca transmitir y el color sea ese puente de enlace entre lo denotativo y lo connotativo de tu mensaje visual.
  • Que exista coherencia entre el esquema que selecciones, ¡vamos! Existen hasta aplicaciones que te generan los esquemas basados en la teoría del color y así todo puede tornarse más profesional y adaptado a lo que empíricamente muchos han decidido dejar por escrito. ¡Ah por cierto! Teoría del color no es lo mismo que psicología del color, y como creativo debes explorar un poco de ambos para que tus creaciones se hagan más racionales.
  • Que sea real, y sé que constantemente les hablo de realismo, pero es que si me lees desde Venezuela, debes entender que nuestros sistemas de reproducciones son mucho más limitados y básicos que en otros países o latitudes, por lo que de nada sirve si escoges un Verde “espuma de mar” (dicho en un Miss Venezuela y una parte de mi alma geek murió) y al final en un sistema de impresión de tintas a base de agua tu pendón se ve como “Verde” y solo eso. Por este tipo de experiencias les digo que se basa en algo ya más como perceptivo, de que entiendas que esa creación con 843546 colores magnifica que en tus redes sociales se ve genial tal vez tú le percibas de manera idónea pero en algún otro dispositivo móvil con una pantalla más sencilla los colores se pierden, y por ende el mensaje.
  • Por último, yo, Andrés Ortiz, considero que un identificador (llámese logo) no cumple su capacidad comunicativa si simplemente no funciona en una versión positivo / negativo (blanco y negro) ¡Aló! En un sistema de comunicaciones corporativas normales, hay que hacer facturas, sellos, sobres,  y cualquier cantidad de medios aplicados donde la marca hará presencia y usualmente por un tema de costos y por sistemas de reproducción se aplican a una sola tinta. Y entonces el color pasa a ser un arma de doble filo, porque perceptualmente no vas a conseguir la almohadilla para tu sello de color #FECB32 (un color xs) pero si estructuralmente tu creación esta racionalmente concebida el usuario no dirá como “mira esta gente usa amarillo en su logo y el sello es negro”, sino que conductualmente basado en nuestras experiencias previas y sistemas de comunicaciones tal vez solo notamos el funcionamiento del identificador bajo la modalidad de sello. Mi consejo y no son cosas ni caprichos míos, sino que lo he leído por ahí, comienza tus creaciones en blanco y negro y después cuando hayas definido la personalidad del color, lo aplicas y veras como todo se torna mejor.

Estos 4 ítems citados en los párrafos anteriores, son como los must have que el color debe cumplir en mis creaciones. Recuerda que cuando estamos creando no solo debemos pensar en que el cliente de la peluquería tal vez solo llegue a usar tú identificador en su aviso o sello, sino que cada identificador es un micro universo y que éste puede expandirse de infinitas manera y que tú lo debes pensar desde un inicio. Desde mi punto de vista, un rediseño en menos de no sé, 5 años, significa fracaso. Y no es que refrescarse este mal, si no que si desde un inicio nuestra responsabilidad como comunicadores sociales se cumple de manera idónea o tal vez no de manera completa porque muchas veces no llegamos en procesos a lograr alcanzar o abarcar el sistema de comunicaciones de manera total, pero si existe un indicio de algo bien realizado, factores como pregnancia, posicionamiento en el mercado y rentabilidad, también se verán beneficiados y tu cliente no solo estará satisfecho sino que de seguro te seguirá contratando.

Es importante dejar por escrito también que estas sugerencias que les menciono en este post son apenas un abrebocas de lo que el color significa dentro de mundo de las comunicaciones, pero no quería dejar pasar la oportunidad de hablarles del color y en especial hacerles un llamado a explorar el color y salir también de nuestra zona de confort. Les confieso que a mí me pasa a menudo con el azul.

No me quiero despedir sin recomendarles que revisen este polémico post de Gràffica Info donde hablan sobre la nueva identidad de la Ciudad de Vancouver y también échenle un ojo al caso de la Marca de Porto, de este tema de las marca país hablaremos tal vez algún día, porque vaya que hay mucho que decir.

Por lo pronto, stay curious y ejerciten lo absurdo que el color se puede convertir en tu proceso creativo.

Lo absurdo del color